Fotosub: la lengua de los histogramas

¿Cuántas veces parecía que el resultado de una foto en el display de tu cámara era idóneo y al verla en el ordenador era en realidad de mala calidad? Una de las herramientas más importantes a la hora de verificar la exposición de nuestras fotografías es la revisión del histograma, una funcionalidad que muchas cámaras nos ofrecen (y también, por supuesto, el software de retoque fotográfico).

Un histograma nos cuenta la historia de una fotografía en términos de colores y cantidad de información de cada uno de ellos de forma gráfica. Empecemos por el principio ¿qué es un histograma? Un histograma es una representación gráfica de la distribución de una serie de datos, y os puede recordar al diagrama de barras que todos conocemos:

Histograma de una fotografía

Histograma de una fotografía

El histograma representa en el eje horizontal los colores del espectro, de izquierda (colores oscuros) a derecha (colores claros), siendo el extremo izquierdo el negro y el extremo derecho el blanco. La altura de cada muestra en el histograma representa la cantidad de datos presentes en la fotografía para ese color concreto, por tanto, a más altura, más presencia de dicho color en la fotografía. Veamos unos ejemplos básicos de representación de imágenes en histogramas.

Color blanco

Color blanco

Histograma color blanco

Histograma color blanco

Como podemos apreciar en las imágenes anteriores, de un color totalmente blanco obtenemos un histograma con únicamente una línea en la zona del extremo derecho: sólo disponemos de información en esa zona del espectro.

Color negro

Color negro

Histograma color negro

Histograma color negro

En este caso, como era de esperar, el histograma contiene una única línea en el extremo izquierdo, precisamente la opuesta al blanco puro.

Colores del arcoiris

Colores del arcoiris

Histograma colores del arcoiris

Histograma colores del arcoiris

En este caso podemos observar cómo, al aparecer nuevos colores en la imagen, se reflejan nuevos datos en nuestro histograma. Al encontrarse limitado el número de colores de la imagen solamente se representa la disponibilidad de datos para un conjunto limitado de zonas del espectro de color.

A través de estos ejemplos hemos podido observar qué es un histograma y de qué modo refleja la información de una imagen o fotografía. Veamos ahora cómo podemos deducir de un histograma qué tal es el resultado de una fotografía.

Si en una determinada fotografía observamos que la mayor parte del histograma se encuentra en la zona izquierda, esto es, hay muchos datos relativos a colores oscuros y muy pocos sobre colores claros, es posible que nos encontremos ante una fotografía infraexpuesta. Éso hará que perdamos muchos detalles de la escena, con lo que seguramente desearíamos ampliar el tiempo de exposición, abrir el diafragma o incrementar la sensibilidad ISO de la película para capturar mayor cantidad de luz.

Contraluz infraexpuesto

Contraluz infraexpuesto

Histograma de contraluz infraexpuesto

Histograma de contraluz infraexpuesto

En este caso podemos observar una fotografía tomada en contraluz. Los contraluces generalmente tienen un histograma vacío en la zona central y con datos en los extremos izquierdo (zona de sombra) y derecho (luz directa), tal como se puede ver en el ejemplo anterior. También podemos apreciar que en este histograma no existe esta simetría izquierda-derecha de forma tan clara, ya que la fotografía está infraexpuesta, por lo que resulta demasiado oscura y no se aprecian los detalles.

El caso de los contraluces es muy particular. Cuando no deseamos detalles es muy normal que el histograma esté totalmente volcado sobre el área izquierda, sería el caso de una fuente de luz y solamente la silueta de los sujetos fotografiados. También es frecuente que nos coloquemos de modo que el sujeto de la fotografía tape total o parcialmente la fuente de la luz (e.g. el Sol) obteniendo así un contraluz con mayor exposición y por tanto más nivel de detalle.

Si por el contrario nuestro histograma nos muestra que la mayoría de la información se encuentra en la zona derecha, es decir, predominan los colores muy claros, posiblemente nos encontremos ante una fotografía sobreexpuesta, en la que querríamos reducir el tiempo de exposición, cerrar el diafragma o disminuir la sensibilidad ISO de la película para captar menor cantidad de luz.

Ligera sobreexposición

Ligera sobreexposición

Histograma de fotografía sobreexpuesta

Histograma de fotografía sobreexpuesta

En este caso podemos ver cómo el histograma se encuentra desplazado hacia la derecha, donde en la zona final se sale de la escala. En la fotografía podemos apreciar en la zona superior el exceso de luz, que arroja un tono prácticamente blanco.

Otro caso clásico de sobreexposición en fotografía subacuática se da en fotografía nocturna o en el interior de cuevas y pecios, donde utilizamos focos y flash.

Foto nocturna sobreexpuesta

Foto nocturna sobreexpuesta

Histograma de foto nocturna sobreexpuesta

Histograma de foto nocturna sobreexpuesta

Como podemos observar la zona final de la derecha consiste en una línea clara que alcanza el final de la escala, y que se corresponde con el área iluminada por el foco en la fotografía.

Veamos otro ejemplo recurrente en fotografía subacuática, las fotografías hechas a profundidad sin aplicar filtro de rojos. Como sabemos, a mayor profundidad mayor cantidad de luz ha sido absorbida, y debido a las diferentes longitudes de onda no toda la luz se pierde al mismo «ritmo», siendo la zona roja del espectro la que antes se pierde. Si no utilizamos un filtro de rojos lo que sucede es que las fotografías se verán con un color verde-azul predominante (el rojo se ha perdido):

Fotografía sin filtro de rojos

Fotografía sin filtro de rojos

Histograma de fotografía sin filtro de rojos

Histograma de fotografía sin filtro de rojos

En este ejemplo podemos ver cómo disponemos de información en prácticamente todo el espectro, pero existe un claro predominio de la zona de colores oscuros (azul) y un descenso progresivo de la muestra a medida que nos acercamos a la zona de mayor claridad.

Una foto similar con el filtro de rojos instalado se ve sin embargo de una manera muy diferente:

Fotografía tomada con filtro de rojos

Fotografía tomada con filtro de rojos

Histograma de fotografía con filtro de rojos

Histograma de fotografía con filtro de rojos

En este caso vemos ya una fotografía mucho mejor balanceada, información en la zona azul, pero también mucha información en el área más clara: amarillos y otros colores próximos al blanco, así como tonos rojizos.

Por último veamos cómo quedaría una fotografía profesional realizada con un equipo de alta gama. En este caso se trata de una fotografía de la NOAA tomada en Sulawesi, Indonesia:

Fotografía profesional (NOAA)

Fotografía profesional (NOAA)

Histograma de una buena fotografía

Histograma de una buena fotografía

Aquí podemos apreciar con gran detalle una fotografía con una estupenda exposición, amplia aparición de rojos, buen contraste que nos permite apreciar los detalles del cangrejo y un histograma sin saturación en los extremos. Una estupenda foto macro.

Como se ha podido comprobar echar un vistazo al histograma de nuestras fotografías en el momento en que estamos en el agua es una buena ayuda para detectar problemas cuando aún (con algo de suerte) podemos tomar nuevas capturas con las correcciones oportunas.

Recordad que no hay un histograma perfecto que podamos tomar como «referencia universal», ya que, además de vuestra creatividad, existen otros muchos factores que hacen variar la forma del histograma (por ejemplo, un contraluz no tendrá la misma distribución que un primer plano de un compañero de buceo).

En próximos posts os hablaremos de otra cuestiones sobre fotosub: diafragma, tiempo de exposición o sensibilidad ISO, por ejemplo.

Recordad que podéis enviarnos vuestros comentarios o sugerencias sobre temas que queráis que tratemos en futuros posts a divemaster @ pandoradivers . com

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail