Fotosub: la sensibilidad ISO

Continuando con la serie de artículos sobre iniciación a la fotografía submarina, hoy hablamos sobre la sensibilidad ISO y su relación con la apertura del diafragma y la velocidad del obturador.

Red Sea octopus by Prilfish

Pulpo en el Mar Rojo, ISO 100, f/5, 1/125, 7.4 mm. El uso de flash, siempre a corta distancia del sujeto, le iluminará muchísimo, lo que nos exige el uso de baja sensibilidad para evitar la sobreexposición. Photo by Prilfish

La sensibilidad ISO es un concepto heredado de la época en la que utilizábamos películas fotográficas. Cada una de ellas estaba marcada con una numeración que indicaba cuán sensible era la película ante una cantidad de luz dada. A mayor numeración, más luz captaría la película ante una situación lumínica. Por poner un ejemplo fácil de comprender, si sales a la calle y hay muchísima luz de repente ves todo blanco ¿verdad? Pero si te pones unas gafas de sol ese impacto es mucho menor, porque has reducido la sensibilidad de tus ojos. Por el contrario, si entras en un túnel con las gafas de sol puestas no verás nada, porque no tienes suficiente sensibilidad en tu visión.

Bien, en tu cámara por lo tanto, cuando fotografíes en un área muy oscura querrás incrementar la sensibilidad ISO, por ejemplo hasta 1.600, mientras que en situaciones de gran luminosidad configurarás una sensibilidad ISO 100 o incluso menor (por ejemplo cuando utilices flash reducirás la sensibilidad).

Sensibilidad ISO

De izquierda a derecha ISO 400, 1600 y 6400, con f/5.6, 1/1250 s y 55 mm. A medida que incrementamos la sensibilidad de la película captamos más cantidad de luz, en este caso tenemos a la sobreexposición, mientras que si hubiésemos elegido un ISO 100 iríamos hacia la subexposición. Con el incremento de la sensibilidad comienza la aparición del ruido, como puede apreciarse en el cabello; esa neblina, puntos blanquecinos, aparecerá en las zonas oscuras de la foto. Dependiendo de las necesidades de apertura de diafragma y velocidad del obturador tendremos que elegir la ISO adecuada, intentando que sea la más baja posible.

Scuba diving in Indonesia by Ilse Reijs and Jan-Noud Hutten

Cuando utilizamos flash o focos es importante tener en cuenta la escena completa, o corremos el riesgo de fotografiar tres zonas de luz, una sobreexpuesta, otra correctamente expuesta y una subexpuesta, como es el caso de esta fotografía, aunque, por supuesto, en ocasiones, quizá sea ése el efecto que deseamos. Photo by Ilse Reijs and Jan-Noud Hutten

Hay una regla que debes intentar seguir: fotografía siempre con la menor sensibilidad ISO que sea posible, porque cuanta mayor sensibilidad ISO tenga la exposición mayor nivel de ruido aparecerá (en forma de pequeños puntos en las zonas más oscuras de la foto).

Normalmente sólo incrementaremos la sensibilidad ISO cuando los parámetros de diafragma y velocidad de obturación no pueden ser variados. Por ejemplo, si tienes un tiburón en movimiento y quieres captar toda al escena del arrecife, casi con seguridad, necesitarás un tiempo de exposición aproximado de 1/250 y un diafragma f/10 o similar, lo que reducirá mucho la luz que recibe el sensor, por lo que tendrás que utilizar una ISO 400 al menos, ya que con un flash no podrás iluminar a un tiburón que está a varios metros de distancia. Y recuerda que a mayor profundidad menos luz natural, y por tanto más luz tendremos que dejar llegar al sensor, de un modo u otro.

Photography at Habili Ali, St John's reefs, Red Sea, Egypt by Derek Keats

Si las condiciones no son las mejores necesitaremos captar más luz por todos los medios, en este caso con un ISO 500 además de f/4, 1/60 s y flash, con una distancia focal de 6.1 mm. Photo by Derek Keats

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail