Pecios: 10 consejos para bucearlos con seguridad

 

Wreck diving Med

El Naranjito en Cabo de Palos

Hoy vamos a hablaros del buceo en pecios, una de las modalidades más espectaculares y atractivas del buceo recreativo.

Definimos pecio como un artefacto fabricado por el ser humano que se encuentra sumergido total o parcialmente en una masa de agua. El típico ejemplo de pecio es un buque hundido, pero también son pecios las aeronaves o transportes terrestres que están bajo el agua.

Los pecios son muy interesantes desde diferentes puntos de vista, cada uno de nosotros se siente atraído por ellos de manera diferente: suponen un arrecife artificial y generalmente albergan gran cantidad de vida, pueden tener un interés histórico por formar parte de un conflicto bélico o ser el escenario perfecto para una sesión fotográfica o videográfica.

El buceo en pecios requiere de técnicas especiales, especialmente si vamos a penetrar en ellos. Como en cualquier situación de buceo existen una serie de riesgos que debemos gestionar, para lo que es muy importante formarnos y entrenarnos de la manera adecuada. Por ejemplo debemos saber que al acercarnos a un portillo o escotilla de un pecio podríamos ser absorvidos en caso de haber corrientes, o que al penetrar en un pecio ya no estamos en aguas abiertas y perdemos la posibilidad de un ascenso directo a la superficie en caso de emergencia.

Aquí os dejamos diez consejos sobre el buceo en pecios que todos deberíamos tener muy presentes en este tipo de situaciones de buceo.

1) Formación, certificación y experiencia: no bucees en pecios si no has recibido una formación adecuada y estás certificado para ello. Sin formación estás corriendo un grave riesgo, y sin certificación tu seguro puede no cubrirte en caso de accidente. Además te recomendamos que añadas una buena dosis de experiencia antes de bucear en pecios por tu cuenta sin utilizar los servicios de guías locales. La especialidad PADI de Wreck Diver consta de cuatro inmersiones y la correspondiente preparación teórica.

Motocicleta en el Thistlegorm

Motocicleta en el Thistlegorm

2) Control de la flotabilidad: en la parte exterior de un pecio encontrarás habitualmente materiales cortantes, como planchas de acero, clavos en la tablazón o corales, querrás acercarte lo máximo posible al pecio sin perder el control. En el interior de un pecio te encontrarás en espacios cerrados y angostos, no desearás golpearte constantemente ni hacer sufrir a tu equipo arriesgándote a tener un percance. Si no dominas adecuadamente tu flotabilidad mejórala antes de realizar este tipo de buceo, por ejemplo con un curso de Peak Performance Buoyancy.

3) Técnicas de aleteo: cuando te encuentres en espacios cerrados, con gran cantidad de sedimento, te resultará desagradable que todo se remueva debido al movimiento de las aletas. Recuerda que posiblemente tengas que volver por el mismo camino y desearás que haya la máxima visibilidad posible, volver a ciegas por espacios estrechos no es una experiencia agradable y estamos aquí para disfrutar 😉

4) Evaluación del pecio: antes de aproximarte o penetrar en el pecio evalúalo, incluso aunque ya lo conozcas. Recuerda que las condiciones de la mar pueden hacer que la inmersión sea completamente diferente, o que el pecio haya sido dañado el día anterior por una red de arrastre, incluso que haya nuevos peligros que no se encontraban allí la última vez que fue visitado. En un pecio un mamparo se puede desplomar y una escotilla o una puerta se pueden cerrar y bloquearnos la salida, es muy importante hacer todo despacio y con seguridad, sin dejar nada a la improvisación.

5) Plantea un objetivo muy concreto para la inmersión: puedes visitar el puente, la sala de máquinas o recorrer una cubierta, por ejemplo. No intentes ver el pecio completo en una sola inmersión, porque no podrás apreciar todos los detalles y puedes estar yendo al límite de tu suministro de aire o tiempo de fondo sin descompresión. Es de lo más frecuente que un pecio te dé para muchas inmersiones ¿por qué no disfrutarlo a fondo y con tranquilidad?

Buceo en pecios

Navegación natural en el exterior

6) Utiliza las técnicas apropiadas de orientación: un pecio es un lugar en el que es fácil que podamos extraviarnos. En el exterior te será útil la orientación natural y tomar puntos de referencia, mientras que en el interior te será extremadamente útil desplegar una línea de vida. En un pecio el compás o brújula NO serán fiables, recuerda que puedes estar rodeado de toneladas de metal con propiedades magnéticas 😉 Si quieres mejorar tus técnicas de orientación siempre puedes cursar la especialidad de Underwater Navigator.

7) Suministro de aire: sigue siempre la regla de los tercios, un tercio del aire con que desciendas dedícalo a la primera mitad de la inmersión, otro tercio lo utilizarás para regresar, y retén un tercio para contingencias que puedan surgir. Vigila adecuadamente el aire restante revisando la lectura del manómetro. Como precaución adicional ante emergencias puedes dejar una botella de reserva colgada a 5 metros para la parada de seguridad, bajar con una botella pony u otra fuente de aire alternativa. Tu formación como buceador de pecios debe incluir además técnicas para el manejo de situaciones que impliquen pérdida del suministro de aire.

8) No sobrepases tus límites y NUNCA sobrepases los límites: si no estás seguro, si no te sientes confiado o si tienes dudas sobre las condiciones actuales, aborta la inmersión o el segmento de inmersión que las provoca. Y nunca sobrepases el límite de los 40 metros lineales desde la superficie ni los límites sin paradas de descompresión (salvo que seas buceador técnico y ésta sea una inmersión de buceo tec). El hecho de bucear en un pecio ya comporta de por sí riesgos adicionales, no incluyas en la ecuación elementos innecesarios.

9) Utiliza el equipo adecuado y material de respeto: siempre debemos bucear con material actualizado, revisado y apropiado, más aún en el caso de buceos sin acceso directo a la superficie. Al equipo habitual debes añadir un foco primario y uno secundario, un carrete y una línea de al menos 30 metros. Te recomendamos que utilices una capucha para evitar dañarte si accidentalmente te golpeas en la cabeza. Los guantes también son útiles para evitar cortes. Si vas a bucear mucho en pecios con penetración puede que a ti y a tu compañero os interese montar un latiguillo largo para facilitar la compartición de aire en caso necesario (así podréis navegar uno tras el otro en espacios angostos).

Buceo en pecios

Atención en la proximidad de las escotillas

10) Sé un buen compañero: no bucees nunca solo, menos aún en pecios. Mantente cerca de tu compañero, a su alcance, y mantened una continua y fluida comunicación. No fuerces a tu compañero a hacer algo si sientes que no se encuentra seguro, facilítale las cosas y si percibes sus dudas toma la iniciativa y aborta la inmersión o el fragmento de la misma que le provoca intranquilidad. Evita remover el sedimento y recuerda que antes que las fotos y los videos estáis tú y tu compañero.

Esperamos que éstos consejos te hayan resultado útiles, si es así ¡comparte! Y recuerda que si tienes cualquier duda o comentario que nos quieras hacer llegar, será un placer atenderte en redes sociales, nuestra web o el correo electrónico.

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Fotosub: la lengua de los histogramas

¿Cuántas veces parecía que el resultado de una foto en el display de tu cámara era idóneo y al verla en el ordenador era en realidad de mala calidad? Una de las herramientas más importantes a la hora de verificar la exposición de nuestras fotografías es la revisión del histograma, una funcionalidad que muchas cámaras nos ofrecen (y también, por supuesto, el software de retoque fotográfico).

Un histograma nos cuenta la historia de una fotografía en términos de colores y cantidad de información de cada uno de ellos de forma gráfica. Empecemos por el principio ¿qué es un histograma? Un histograma es una representación gráfica de la distribución de una serie de datos, y os puede recordar al diagrama de barras que todos conocemos:

Histograma de una fotografía

Histograma de una fotografía

El histograma representa en el eje horizontal los colores del espectro, de izquierda (colores oscuros) a derecha (colores claros), siendo el extremo izquierdo el negro y el extremo derecho el blanco. La altura de cada muestra en el histograma representa la cantidad de datos presentes en la fotografía para ese color concreto, por tanto, a más altura, más presencia de dicho color en la fotografía. Veamos unos ejemplos básicos de representación de imágenes en histogramas.

Color blanco

Color blanco

Histograma color blanco

Histograma color blanco

Como podemos apreciar en las imágenes anteriores, de un color totalmente blanco obtenemos un histograma con únicamente una línea en la zona del extremo derecho: sólo disponemos de información en esa zona del espectro.

Color negro

Color negro

Histograma color negro

Histograma color negro

En este caso, como era de esperar, el histograma contiene una única línea en el extremo izquierdo, precisamente la opuesta al blanco puro.

Colores del arcoiris

Colores del arcoiris

Histograma colores del arcoiris

Histograma colores del arcoiris

En este caso podemos observar cómo, al aparecer nuevos colores en la imagen, se reflejan nuevos datos en nuestro histograma. Al encontrarse limitado el número de colores de la imagen solamente se representa la disponibilidad de datos para un conjunto limitado de zonas del espectro de color.

A través de estos ejemplos hemos podido observar qué es un histograma y de qué modo refleja la información de una imagen o fotografía. Veamos ahora cómo podemos deducir de un histograma qué tal es el resultado de una fotografía.

Si en una determinada fotografía observamos que la mayor parte del histograma se encuentra en la zona izquierda, esto es, hay muchos datos relativos a colores oscuros y muy pocos sobre colores claros, es posible que nos encontremos ante una fotografía infraexpuesta. Éso hará que perdamos muchos detalles de la escena, con lo que seguramente desearíamos ampliar el tiempo de exposición, abrir el diafragma o incrementar la sensibilidad ISO de la película para capturar mayor cantidad de luz.

Contraluz infraexpuesto

Contraluz infraexpuesto

Histograma de contraluz infraexpuesto

Histograma de contraluz infraexpuesto

En este caso podemos observar una fotografía tomada en contraluz. Los contraluces generalmente tienen un histograma vacío en la zona central y con datos en los extremos izquierdo (zona de sombra) y derecho (luz directa), tal como se puede ver en el ejemplo anterior. También podemos apreciar que en este histograma no existe esta simetría izquierda-derecha de forma tan clara, ya que la fotografía está infraexpuesta, por lo que resulta demasiado oscura y no se aprecian los detalles.

El caso de los contraluces es muy particular. Cuando no deseamos detalles es muy normal que el histograma esté totalmente volcado sobre el área izquierda, sería el caso de una fuente de luz y solamente la silueta de los sujetos fotografiados. También es frecuente que nos coloquemos de modo que el sujeto de la fotografía tape total o parcialmente la fuente de la luz (e.g. el Sol) obteniendo así un contraluz con mayor exposición y por tanto más nivel de detalle.

Si por el contrario nuestro histograma nos muestra que la mayoría de la información se encuentra en la zona derecha, es decir, predominan los colores muy claros, posiblemente nos encontremos ante una fotografía sobreexpuesta, en la que querríamos reducir el tiempo de exposición, cerrar el diafragma o disminuir la sensibilidad ISO de la película para captar menor cantidad de luz.

Ligera sobreexposición

Ligera sobreexposición

Histograma de fotografía sobreexpuesta

Histograma de fotografía sobreexpuesta

En este caso podemos ver cómo el histograma se encuentra desplazado hacia la derecha, donde en la zona final se sale de la escala. En la fotografía podemos apreciar en la zona superior el exceso de luz, que arroja un tono prácticamente blanco.

Otro caso clásico de sobreexposición en fotografía subacuática se da en fotografía nocturna o en el interior de cuevas y pecios, donde utilizamos focos y flash.

Foto nocturna sobreexpuesta

Foto nocturna sobreexpuesta

Histograma de foto nocturna sobreexpuesta

Histograma de foto nocturna sobreexpuesta

Como podemos observar la zona final de la derecha consiste en una línea clara que alcanza el final de la escala, y que se corresponde con el área iluminada por el foco en la fotografía.

Veamos otro ejemplo recurrente en fotografía subacuática, las fotografías hechas a profundidad sin aplicar filtro de rojos. Como sabemos, a mayor profundidad mayor cantidad de luz ha sido absorbida, y debido a las diferentes longitudes de onda no toda la luz se pierde al mismo «ritmo», siendo la zona roja del espectro la que antes se pierde. Si no utilizamos un filtro de rojos lo que sucede es que las fotografías se verán con un color verde-azul predominante (el rojo se ha perdido):

Fotografía sin filtro de rojos

Fotografía sin filtro de rojos

Histograma de fotografía sin filtro de rojos

Histograma de fotografía sin filtro de rojos

En este ejemplo podemos ver cómo disponemos de información en prácticamente todo el espectro, pero existe un claro predominio de la zona de colores oscuros (azul) y un descenso progresivo de la muestra a medida que nos acercamos a la zona de mayor claridad.

Una foto similar con el filtro de rojos instalado se ve sin embargo de una manera muy diferente:

Fotografía tomada con filtro de rojos

Fotografía tomada con filtro de rojos

Histograma de fotografía con filtro de rojos

Histograma de fotografía con filtro de rojos

En este caso vemos ya una fotografía mucho mejor balanceada, información en la zona azul, pero también mucha información en el área más clara: amarillos y otros colores próximos al blanco, así como tonos rojizos.

Por último veamos cómo quedaría una fotografía profesional realizada con un equipo de alta gama. En este caso se trata de una fotografía de la NOAA tomada en Sulawesi, Indonesia:

Fotografía profesional (NOAA)

Fotografía profesional (NOAA)

Histograma de una buena fotografía

Histograma de una buena fotografía

Aquí podemos apreciar con gran detalle una fotografía con una estupenda exposición, amplia aparición de rojos, buen contraste que nos permite apreciar los detalles del cangrejo y un histograma sin saturación en los extremos. Una estupenda foto macro.

Como se ha podido comprobar echar un vistazo al histograma de nuestras fotografías en el momento en que estamos en el agua es una buena ayuda para detectar problemas cuando aún (con algo de suerte) podemos tomar nuevas capturas con las correcciones oportunas.

Recordad que no hay un histograma perfecto que podamos tomar como «referencia universal», ya que, además de vuestra creatividad, existen otros muchos factores que hacen variar la forma del histograma (por ejemplo, un contraluz no tendrá la misma distribución que un primer plano de un compañero de buceo).

En próximos posts os hablaremos de otra cuestiones sobre fotosub: diafragma, tiempo de exposición o sensibilidad ISO, por ejemplo.

Recordad que podéis enviarnos vuestros comentarios o sugerencias sobre temas que queráis que tratemos en futuros posts a divemaster @ pandoradivers . com

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail